En el país del no me acuerdo…

El: "¡Vamos todavía!" expresado fervientemente por la vicepresidenta Michetti una vez conocida la votación en el senado, no puede ser tomado como un lapsus o una expresión dicha sin querer, sino que representa el pensamiento fiel de un segmento de poder encarnado en la sumatoria de manifestaciones que no son de extrañar. Hoy no solo la gobernadora Vidal se siente aliviada, también tienen el mismo sentimiento los Macri, los Bullrich y tantos otros que hoy se encuentran con una sumatoria de poder al cuál arribaron a caballo de un discurso donde principalmente utilizaron la mentira y la hipocresía.

Así llegaron también senadores y diputados, representantes de una sociedad disociada, a partir de necesidades distintas, con una buena parte enquistada en reduccionismos conservadores y egoístas, donde creen que el bienestar pasa por un orden impuesto - tal vez por eso el decreto de participación de las fuerzas armadas en seguridad interior - , o tal vez el orden esté impuesto por la moralidad falsa de una iglesia católica y también evangélicas, que avalaron y avalan hechos aberrantes: acaso no es la misma doble moralidad de los dictadores que desaparecían gente y creían lavar sus culpas en las misas con el beneplácito de obispos?. Acaso no es doble moralidad pedir por dos vidas cuando bendecían a quienes torturaban, mataban y robaban bebés?. O no lo es robar y generar mas pobreza y miseria como sucede hoy en beneficio de unos pocos empresarios y ceos jugando a la política?. Que pasaría si las iglesias con sus curas y pastores fueran contra el abuso y la pedofilia con la misma fuerza que fueron a favor del aborto clandestino?, porque eso promovieron no?. Que pasaría con muchos pastores y curas?. Y si la iglesia dejara de ser un estado paralelo?

Y esa política, que por cuidar un sistema “democrático”, nos impone que debemos votar de determinada manera, generando un cuadro de representantes que uno se pregunta a quienes representa y nos hace preguntarnos sobre cuál es nuestra responsabilidad como votantes, porque decime: Menem puede ser senador? Puede votar por un país de futuro habiendo dejado un país diezmado, destrozado?. A quién representa Bullrich, descendiente de la clase oligárquica mas rancia, de aquellos terratenientes que generaron un estado arrasando derechos y pueblos originarios, o te olvidás que siendo ministro de educación promovió ir por la segunda conquista y ahora nos habla de chimpancés y convenciones!!!; a quien representa De Angelis, sino a los grandes sojeros y beneficiados hoy con la baja de retenciones, que además fumigan, contaminan y matan, y ahora nos viene a hablar de la familia creciendo como una plantita!!!!; o Rodolfo Urtubey que habla de violaciones sin violencia, como si no pasara nada, y ayer este tipo fue Juez y fue candidateado por este gobierno para ser procurador general de la nación!!!!. Y la senadora que no lee los proyectos pero toma una decisión porque sí? Y así, ese vamos todavía de la Michetti, lo dijeron todos estos, además de Macri, Vidal, los Olmedo, en fin.

No vamos a escapar a la responsabilidad, a veces debemos mirar lo que votamos, debemos saber leer detrás de lo que pareciera meramente discursivo, nos metieron muchas cosas siempre, y nos meten en listas sábanas tipos y tipas que después van a decidir sobre vos y sobre mí. Esta posibilidad que nos dieron las mujeres en la calle, todo un triunfo para poner sobre el tapete un debate que aún no estaba en la voluntad de muchos que conforman el poder estatal, dejó al descubierto lo paupérrima y denigrante de una mayoría de la clase política con discursos que parecieran fueran de historias pasadas, pero que hoy deciden.

Un país de jóvenes inquietxs y movilizadxs nos deja el espacio de la esperanza y la ilusión. No sé si lo veremos, pero al menos lo lucharemos junto a nuestrxs hijxs, pero mientras tanto que esto nos sirva para hacernos abrir los ojos, darnos cuenta que con muchas cosas que escuchamos en estas horas con caja de resonancia en el congreso de la nación se alinean cuestiones que nos están pasando, como la profundización de la pobreza, la pérdida del empleo, la falta de justicia, el abandono de la educación y la salud, con resultados de muertes.

Por eso esa onda verde movilizada debe contagiarnos esa esperanza en muchas cuestiones, y debe enseñarnos a decidir el día de mañana, sobre todo en quienes nos representan, porque lo que vimos ayer nos hace ver que de nuestra “clase política” no vamos a tener el reflejo de lo que deseamos como país. Es así que el vamos todavía de Michetti y compañía puede ser una síntesis de lo que son y desean, pero ojo, ahí vamos andando los y las que desordenamos ese orden impuesto desde los lugares y las trincheras que nos toca, impulsados por una revolución feminista que es una realidad, que nos hace destrozar ese país patriarcal que solo se regodea mirando culos, como dice el presi o como nos muestran los grandes conductores o medios hegemónicos…

Mientras tanto, que todo esto sirva para fortalecer y sobre todo recordar bien, y así no perdernos en el país del no me acuerdo. Y seguro, mas temprano que tarde será ley, y mas temprano que tarde será otro país que pueda dejar de lado la mentira y la hipocresía.